Buscar
  • Pablo Bruera

Derechos económicos (TPO: THIRD PART OWNERSHIP)

Actualizado: sep 6



Si necesitas asesoría legal, contáctanos ahora mismo, a través del chat o por WhatsApp al +54 9221 618-7294 clickeando el siguiente enlace: wa.me/5492216187294


INTRODUCCIÓN

En este capítulo analizamos el origen que tienen los derechos económicos en el fútbol como así también, las sanciones que han sufrido algunos clubes por vulnerar estas normas impuestas por la FIFA y que fueron adheridas por todas las asociaciones. Por otro lado, examinamos la normativa de la FIFA a través del reglamento del Estatuto de Transferencia de Jugadores, las normas que regulan este instituto en la Argentina, en otros países y la resolución de la FIFA que autoriza a los jugadores a ser titulares de sus derechos económicos a partir del 26 de junio del 2018. Hacemos un repaso para sacar algunas conclusiones luego de que la FIFA, en el 2015, prohibiera que los clubes cedieran los derechos económicos de sus jugadores a terceros desde que lleva ya algunos años de su implementación. Adelantamos que, según nuestro juicio, este modelo en relación a los derechos económicos no ha dado resultado y a la vista de las nuevas inversiones y actores que llegan al fútbol, esta prohibición seguirá siendo vulnerada con mayor profundidad. Finalmente incorporamos el manual de "TPI" y "TPO" que publicara la FIFA en septiembre de 2020 que es de suma utilidad ya que hace una actualización de la regulación, incorpora jurisprudencia del TAS, cuales fueron los clubes sancionados, etc.

Manual de TPI y TPO de la FIFA en inglés septiembre 2020

Manual on “TPI” and “TPO” FIFA
.pdf
Download PDF • 15.41MB

Manual de TPI y TPO en español

Manual de derechos económicos TPI - TPO
.pdf
Download PDF • 5.50MB

DEFINICIÓN

El derecho económico surge del valor de la transferencia de un jugador de un club a otro. El mismo deriva del derecho federativo y se origina a partir del dinero que le paga un club a otro por la transferencia de un jugador. Más adelante veremos que los derechos económicos tienen características específicas y muy distintas respecto de los derechos federativos. Los TPO (Third Party Ownership) consisten en que los derechos económicos de los jugadores están en manos de terceras partes como en las de un agente, agencia, fondo de inversión, etc. y son las que se benefician con el porcentaje futuro del traspaso del jugador. El derecho económico de un jugador de fútbol forma parte patrimonial de los derechos federativos que tienen los clubes sobre el deportista. Es decir, los derechos económicos se sustentan en el valor monetario de los derechos federativos.

Prohibición vs regulación

La cesión de los derechos económicos ha sido la fuente de financiamiento más importante que han tenido los clubes en Latinoamérica y en algunos países europeos. La liga ibérica y portuguesa presentaron una demanda en la FIFA para que los derechos económicos no sean prohibidos proponiendo implementar un modelo regulatorio que evite abusos y malas prácticas, con el argumento de que la presencia de terceras partes fortalece a los clubes y ayuda a detener la fuga de talentos hacia las ligas más ricas. Quienes más abogaron por la prohibición de estos derechos fueron el ex presidente de la UEFA, Michel Platini, y el sindicato internacional de futbolistas profesionales, aduciendo que la propiedad de jugadores por terceros suscita dudas sobre el blanqueo de capitales y otras actividades ilegales, además de ir contra los principios éticos y los Derechos Humanos. “La presencia de terceras partes que posean una parte de los derechos de los futbolistas es una forma moderna de esclavitud y tenía que terminar”, decía Michel Platini. “Hoy, es una vergüenza ver a jugadores cuyos brazos pertenecen a una persona, una pierna es de un fondo de pensiones con sede en quién sabe dónde y una tercera persona es dueña del pie”, declaraba Platini como argumento para terminar con esta práctica. Esta modalidad de los TPO estaba muy extendida en Brasil y Argentina, y fue explotada ampliamente por los clubes portugueses y españoles, que se opusieron frontalmente a la prohibición de la FIFA. Los riesgos que ven los impulsores de la prohibición los podemos resumir en cuatro ideas centrales:

  1. Que la FIFA pierda el control para ejercer sanciones, ya que es evidente que no podría hacerlo a terceros.

  2. Que los inversores tengan influencia en el rendimiento de los futbolistas. 3-Que los jugadores fueran considerados como mercancías -siguiendo el razonamiento de Platini- y no como verdaderos trabajadores.

4-Que se genere una ventaja entre los clubes que contraten a terceros respecto de los que no lo hagan.

El derecho del deporte como rama autónoma

El instituto que estamos analizando prueba, una vez más, que el derecho del deporte es una rama autónoma del derecho. Un jugador de fútbol genera, con su transferencia, un recurso económico que no lo consiguen, en general, trabajadores de otros ámbitos. Este tipo de empleo está regulado por normas y jurisprudencias que hacen específica a esta actividad. Podemos decir que, en ninguna otra ocupación, un trabajador por pasar de una empresa a otra genera derechos económicos. Esta rama del derecho ha venido a llenar un vacío normativo y a dar respuesta a un fenómeno social que moviliza multitudes.

La prohibición de la cesión de los derechos económicos

La FIFA ha prohibido, desde el año 2015, que los clubes puedan ceder los derechos económicos de los jugadores a terceros. La reforma produjo graves contradicciones como, por ejemplo, en el código de obligaciones suizo, en las normas comunitarias o en las normativas constitucionales de los distintos países. En verdad, la restricción al movimiento de capitales está prohibida y, por otra parte, la constitución suiza garantiza como derecho elemental la libertad económica. Sin embargo, el TAS avaló la prohibición impuesta por la FIFA, reconociendo que la normativa europea no ha sido vulnerada por esta normativa. En este punto, el TAS -a partir de la prohibición- cambia su jurisprudencia ya que tenía dicho que era totalmente legítimo la cesión de los derechos económico. Incluso, sostenía que ni siquiera se necesitaba la voluntad del jugador para realizar la cesión de derechos económicos porque no implicaba nada concreto respecto de la vida del deportista. Como hemos dicho, las motivaciones centrales de esta prohibición radican en que los empresarios, los fondos de inversión, etc., eviten decidir sobre la vida deportiva de un jugador, creando conflictos de intereses. De esta manera, se busca preservar la autonomía de los clubes en la transferencia de jugadores.

Origen de los derechos económicos

Los derechos económicos de los jugadores de fútbol a manos de terceros surgen a partir de los años 90, como una forma de obtener recursos para los clubes sin tener que desprenderse del jugador. Lo que cedía el club era un porcentaje de una futura venta, haciendo un contrato con uno o varios terceros. Lo novedoso del sistema radicaba en que se adelantaba dinero de una posible venta futura sin tener que desprenderse del jugador. Para que el tercero obtuviese el beneficio se debía cumplir con la obligación condicional de su futura venta. De esa manera, los clubes también achicaban el riesgo respecto al futbolista.

EL CASO DEL CLUB BELGA FC SERAING

La FIFA sancionó al club belga por vulnerar la normativa respecto a que los clubes no puedan ceder sus derechos económicos a terceros. La sanción consistió en que, durante cuatro temporadas, el club no incorpore más jugadores y pague una multa millonaria, sin contemplar quita de puntos. Los artículos 18 bis y 18 ter del reglamento del Estatuto de Transferencia del Jugador fueron violados ya que el club vendió una parte de los derechos económicos de varios jugadores a terceros que influían en la política del club, afectando la autonomía en la transferencia de futbolistas.

El TAS avaló dicha prohibición al sostener que las restricciones a la libertad de circulación de capitales están justificadas con el fin de poder cumplir con los objetivos deportivos de los clubes para evitar posibles conflictos de intereses, como así también que se use al fútbol como instrumento del lavado de dinero o que ingresen capitales de dudoso origen. Asimismo, para prevenir que surjan arreglos de partidos. Este organismo bajó la sanción a tres temporadas, sin poder incorporar jugadores. A su vez, la Comisión Europea en Bruselas rechazó una demanda contra la prohibición de la FIFA, interpuesta por el fondo de inversión Doyen y el club belga Seraing. Este organismo ratifica el principio general de que las transferencias por terceros generan conflicto de intereses.

La Corte de Apelación de Bruselas declara ilegales las cláusulas de sumisión al TAS de la FIFA y la UEFA

La Corte de Apelación de Bruselas dictó una sentencia, el 29 de agosto de 2018, en la cual declara que las cláusulas de arbitraje contenidas en los estatutos de la FIFA, de la UEFA y de sus federaciones miembros (por ende, de todas las cláusulas similares contenidas en los estatutos de las federaciones de todos los otros deportes) son ilegales ya que violan el artículo 6 del convenio europeo de los Derechos Humanos y el artículo 47 de la Carta europea de los derechos fundamentales.

El Tribunal de Apelación, tras subrayar que las federaciones nacionales participan de la aplicación de las reglas de la FIFA y la UEFA (en este caso concreto, las reglas sobre el TPO, el Fair Play Financiero y los procedimientos arbitrales), considera que: “La FIFA y la UEFA no pueden cuestionar que la solución elegida por el tribunal pueda permitir impugnar cualquier reglamento de la FIFA o de la UEFA ante las jurisdicciones de cualquier país, dirigiendo también la acción contra la federación nacional en cuestión, dado que entorpecería las expectativas legítimas de la FIFA y de la UEFA de ser demandadas ante los órganos jurisdiccionales suizos. Efectivamente, la solución se deriva del carácter internacional (mundial para la FIFA, europeo para la UEFA) de las actividades de estas partes y de la estructura piramidal de la organización del deporte, de modo que participan en ella tanto las asociaciones internacionales del más alto nivel como las federaciones nacionales”.

En resumen, no sólo la FIFA y la UEFA ya no se podrán escudar en el TAS sino que, además, podrán ser demandadas ante cualquier órgano jurisdiccional de un Estado, en todos los países en los que sus reglamentos surtan efecto gracias a la colaboración de la federación nacional correspondiente.

El tribunal aduce que estas cláusulas violan el artículo 6 del convenio europeo de los Derechos Humanos y el artículo 47 de la Carta de los derechos fundamentales de la UE. Jean-Louis DUPONT, Martin HISSEL y Patrick HENRY, abogados del RFC Seraing, declaran: “A la vista de esta sentencia y de cara al futuro, es ilusorio que las federaciones internacionales intenten imponer a todos y para todo, un arbitraje ante el TAS. Además, en lo que se refiere al pasado, es muy probable que se pueda cuestionar la validez de muchas sentencias impartidas por el TAS, a causa de la ilegalidad de las cláusulas que imponían la competencia del TAS”.

La FIFA acoge con satisfacción el fallo del Tribunal de Apelaciones de Bruselas sobre las normas TPO y TPI de la FIFA

El Tribunal de Apelaciones de Bruselas ha desestimado una apelación de Doyen Sports Investments y el club belga FC Seraing en busca de la ilegalidad de las reglas de propiedad de terceros (TPO) e influencia de terceros (TPI) de la FIFA. Las reglas TPO y TPI de la FIFA se establecen en los artículos 18bis y 18ter del Reglamento sobre el estado y la transferencia de jugadores (RSTP). En la decisión, que se emitió el 12 de diciembre de 2019, el Tribunal de Apelación reconoce el pleno efecto de la cosa juzgada, una decisión final que ya no está sujeta a apelación, del laudo del Tribunal de Arbitraje Deportivo sobre el mismo asunto emitido el 9 de marzo 2017 y de la sentencia del Tribunal Federal Suizo dictada el 20 de febrero de 2018, y confirma la validez de las decisiones disciplinarias dictadas por los comités disciplinarios de la FIFA que sancionaron a FC Seraing por haber violado las reglas de TPO y TPI. Además de eso, el Tribunal de Apelaciones de Bruselas confirma que los recurrentes no presentaron ante el Tribunal argumentos convincentes para dudar sobre los objetivos legítimos de las normas de la FIFA. El Director Jurídico de la FIFA, Emilio García, comentó sobre este nuevo fallo de la siguiente manera: "Una vez más, un tribunal independiente declara que no hay razón para dudar sobre la validez de las reglas de la FIFA sobre TPO y TPI bajo la ley aplicable. Estas reglas de la FIFA son indispensable para preservar la independencia de clubes y jugadores y para garantizar la integridad de los partidos y competiciones ". La resolución aprobada por el Tribunal de Apelación de Bruselas también decidió imponer los costos de los procedimientos a Doyen Sports y FC Seraing.