Emilio García Silvero: "Queremos un fútbol más transparente"

En una entrevista de MARCA, Emilio habló sobre el futuro del fútbol mundial



Mira el video de la entrevista desde el sitio oficial de MARCA


La FIFA aprobará en breve un nuevo reglamento de transferencias. El ideólogo de la reforma es el español Emilio García Silvero ue busca la protección del menor y de los clubes formadores


En dos semanas, el Consejo de la FIFA, pondrá en marcha un nuevo reglamento de transferencias. Al frente de ese cambio ha estado Emilio García Silvero, director de Legal y de Cumplimiento de la FIFA, que ha recibido en su despacho de Zúrich a MARCA, el despacho del ejecutivo español de más reputación en el mundo del deporte. "Había que hacer algo. El reglamento lleva en vigor más de 20 años", asegura Emilio García Silvero


Pregunta. Se avecina un vuelco en el mundo de las transferencias en el fútbol, ¿no?

Respuesta. El sistema de transferencias no ha cambiado en los últimos 20 años.Desde entonces los cambios han sido muy limitados. El mundo y el fútbol ha cambiado muchísimo. En el año 2001 se hablaba de 500 o 1000 transferencias internacionales. Ahora hay más de 18.000 transferencias internacionales al año. Hablamos de 500 millones de dólares en el mercado en el año 2001 y ahora hay 8.000 milllones de dólares en el mercado internacional de transferencias en un año. Las normas que se aplicaron en el 2001 no están a la altura del mundo del fútbol de 2022 y por eso hace 4 años iniciamos una serie de cambios y reformas.


P. Puede pensarse que la FIFA va a por los representantes...

R. Los agentes son una parte vital dentro del mundo del fútbol y la FIFA así lo reconoce. Nosotros en el 2015 decidimos desregular el sistema. Fue un error. En los últimos años clubes, jugadores, asociaciones, el mundo del fútbol y la sociedad en general creo que ha visto en algunas ocasiones, porque hay muchísimos que trabajan muy bien, se han visto cuestiones que deben ser mejoradas. Aquí es donde queremos entrar, los agentes deben estar licenciados, educados, la FIFA debe establecer un sistema de resolución de disputas cuando un agente tiene un problema con un club o con un jugador o al revés. También queremos fomentar medidas que hagan más transparente el mercado. Aquí es donde funciona la "clearing house", es decir la cámara de compensación. Queremos que los pagos que se realizan en el mercado de transferencias internacionales sean tramitados a través de la cámara de compensación. Una cámara que tiene como objetivo garantizar que todo el dinero fluya adecuadamente y elevar los estándares profesionales de clubes, agentes o asociaciones nacionales. Hoy entre dos clubes los pagos pueden realizarse entre Madrid o cualquier otro sitio, pero también entre paraísos fiscales.


P. ¿Qué se persigue?

R. La FIFA no es la Agencia Tributaria, pero hay una responsabilidad social en todo esto. La cámara tiene como objetivo a partir de que entre en funcionamiento que quien cobre sea quien tiene que cobrar y que quien pague sea quien tiene que pagar. Y que el dinero vaya a donde tiene que ir. Esto en ocasiones puede ser un problema para determinadas personas, pero para la FIFA no, es una obligación que esto esté claramente definido.


P. ¿El excesivo dinero que se mueve en comisiones ha sido lo que ha despertado a la FIFA?

R. En el año 2021 hemos llegado a una cifra récord de 600 millones de dólares en comisiones declaradas en el TMS de la FIFA. Se ha repartido para clubes por derechos de formación y mecanismos de solidaridad entre 60-70 millones. No hay un balance muy adecuado. Los agentes tienen que ser pagados por el gran trabajo que hacen, pero tenemos que buscar un balance para todo. No tiene sentido que un club que ha formado a un jugador entre los 12 y los 23 años reciba el 5% del valor de la transferencia. No tiene sentido que una persona que ha intermediado en esa transferencia una vez pueda recibir 10-20 millones de euros.


P. Los representantes pequeños se quejan de este nuevo reparto

R. Se tiene en cuenta la realidad de los pequeños y de los grandes. Aquí ha habido un par de grupos de agentes que no han querido intervenir. Lo respetamos. La FIFA ha hablado con agentes en todo el mundo. Todos son importantes y no solo los grandes. Hemos tenido en cuenta todas las propuestas y especialmente la de los agentes más pequeños.


P Con diez o doce años ya hay niños con agente...

R. Hemos tratado directamente el asunto de las relaciones entre los menores y los agentes. No tiene sentido ver a niños de 10 años con agentes, ni familias que reciben dinero por esto. Esto es algo que no nos convence y a la realidad del fútbol tampoco. Por tanto, a partir de que el reglamento entre en vigor, va a estar prohibido.


P. ¿Hay alguna manera de impedirlo?

R. Aquellos agentes que trabajen con niños a partir de los 16 años, la edad legal para trabajar en España por ejemplo, van a estar sometidos a un nivel de formación adicional. Van a tener que hacer cursos específicos a través de la plataforma de formación de la FIFA. No es lo mismo tratar a un niño de 16 años que a una persona madura.


P. ¿Se ha estudiado la posibilidad de abrir la mano a los fichajes de menores que claramente mejoren su situación personal y profesional?

R. Al final estamos hablando de niños y niñas, de menores. La FIFA en el 2001 introdujo la prohibición de transferencias de menores de edad. Los efectos de la norma fueron muy buenos. Se paró en seco el trafico de jugadores menores y esto ha ayudado a tener un fútbol más adecuado, pero también el fútbol y la sociedad han cambiado. Vemos a niños y niñas que vienen de países X a Canarias, al sur de Italia, al sur de Grecia, otros a Estados Unidos. La FIFA ha sido muy estricta. La nueva norma va a abrir un poco la mano. Todos aquellos jugadores que lleguen a un país nuevo, sin familia, tendrán mas sencillo poder jugar. Hasta ahora ha sido muy complicado tener la transferencia internacional. Por razones humanitarias vamos a abrir bastante la mano. Esperemos que a partir del 1 de enero, en esas condiciones dichas, no podrán inscribirse en equipos profesionales, es decir, no vamos a traer a nadie en una patera para que firme por un equipo profesional o que venga uno dentro de un grupo para jugar al fútbol profesionalmente. Pero, aquellos en categorías inferiores que vean el fútbol como integración, van a poder ser registrados.


P. La edad del futbolista se ha adelantado de ser profesionales con 16-17 años. ¿Se ha contemplado la posibilidad de poder fichar a esas edades?

R. Ha habido muchas discusiones. Hay un mercado muy grande entre Europa y Sudamerica y entre Europa y África. A veces con 16-17 años el chico o la chica es maduro y se podría abrir la mano. No hemos llegado a ningún acuerdo. Hay que garantizar la libertad del jugador de elegir y de poder aspirar a una vida mejor, a fichar por un club importante, pero también hay que entender a los clubes que forman jugadores. Si se van antes, existen menos posibilidades de tener un valor alto de transferencia. No estamos preparados para ese cambio. Hemos llegado a la conclusión de que la regla de los 18 años y 16 en la Unión Europea es la más adecuada.


P. ¿Preocupa a la FIFA que los grandes equipos acumulen muchos jugadores?

R. Sí, y por eso ya hay cupos de cesiones. Se limitan las cesiones, sobre todo en Europa había clubes con 40-42 jugadores en plantilla. Esto se ha limitado con la norma que entró en julio de 2022. Ahora estamos considerando lo del límite de las plantillas. Hasta que punto un club puede tener 35 jugadores. Beneficia a los clubes con más capacidad económica. Estamos en el proceso de discusión con los clubes, las Ligas y el sindicato de jugadores para ver hasta donde podemos poner el límite. Lo estamos negociando.


P: Hay muchos partidos a lo largo de la temporada...

R. Claro. El número de partidos es una prioridad para la FIFA. Estamos trabajando en ello con el calendario internacional de partidos. Hay varios proyectos, algunos de la mano de Wenger. Creo que en el 2023 va a haber un acuerdo entre todas las partes para buscar un calendario más racional. Hay muchos intereses en juego. La prioridad será proteger al futbolista.


P. Queda un mes para un Mundial diferente, en Qatar, en invierno y unas circunstancias especiales...

R. Mundial diferente. Por primera vez en invierno en esta zona del planeta. Los jugadores van a llegar más frescos, va a haber más competitividad. Para los que amamos el fútbol es el mayor espectáculo del mundo. Se esperan entre 50-60 mil mexicanos, así, para empezar. Se va a poder vivir un Mundial como si se disputara en la provincia de Madrid. 60 kilómetros de distancia como máximo de un estadio a otro. Con temperaturas excepcionales para jugar al fútbol. Va a ser un espectáculo. Es un Mundial donde no había una tradición futbolística como en España. Es una oportunidad para cambiar ciertas cosas y para ver a los mejores jugadores del mundo.


P. Seguro que aparecen ciertas reivindicaciones al hilo del Mundial.

R. Ya lo ha dicho Infantino, el Mundial ha sido un catalizador para los cambios en los derechos de los trabajadores en Qatar. Hay informes de la Organización Mundial del Trabajo que constatan los cambios. En algunos países se ha tardado 60 años en cambiar el sistema de trabajo, en Qatar se ha cambiado en 5 o 6 años.


P. Y con España ganando el Mundial, ¿no?

R. Claro. Ojalá que sea así y tengamos la suerte que tuvimos en Sudáfrica. Si hago un ránking, España y después mis amigos Uruguay y Argentina.

7 visualizaciones0 comentarios